Home / Destacadas / Se transforma el rostro del cristianismo en América y el mundo

Se transforma el rostro del cristianismo en América y el mundo

Había en 1970 casi 100 millones de cristianos evangélicos en el mundo. Hoy son unos 350 millones; pero gracias a que algo nuevo multiétnico está surgiendo

El último siglo ha visto una inversión casi completa de la demografía global del cristianismo / Freepik

(Evangélico Digital).-

Las estimaciones suponen que había alrededor de 98 millones de cristianos evangélicos en todo el mundo en 1970. Hoy suman más de 342 millones.
En Occidente se tiende a asociar el cristianismo con los occidentales blancos y la influencia europea. Necesitamos cambian estas suposiciones. La congregación eclesiástica más grande del mundo pertenece a la Iglesia del Evangelio Completo Yoido en Seúl, una iglesia de las Asambleas de Dios, que tiene alrededor de 480 mil miembros.
Latinoamérica cuenta con 14 megaiglesias con una membresía total de más de 20 mil personas. Y de acuerdo con algunas estimaciones, China tendrá más cristianos que cualquier otro país para el 2030.
El último siglo ha visto una inversión casi completa de la demografía global del cristianismo. Actualmente, las comunidades cristianas de más rápido crecimiento se encuentran en el “mundo mayoritario”, término para los países no occidentales que albergan a la mayoría de la población mundial.
En su libro “El Inesperado Siglo Cristiano”, Scott Sunquist señala que en 1900 alrededor del 80 por ciento de la población cristiana del mundo vivía en el mundo occidental y alrededor del 20 por ciento en el mundo mayoritario. Para el año 2000, sólo el 37 por ciento vivía en el mundo occidental y casi dos tercios vivían en el mundo mayoritario.
África subsahariana tuvo el crecimiento más sorprendente del cristianismo, pasando de alrededor del 9 por ciento de cristianos a principios del siglo 20 a casi el 45 por ciento a fines del mismo. Hoy hay alrededor de 685 millones de cristianos en África.
En África, Latinoamérica y Asia, el cristianismo está creciendo en denominaciones históricas, pero el crecimiento más explosivo ha sido en las iglesias pentecostales indígenas e independientes. Debemos comenzar a hablar de una nueva familia de iglesias cristianas “espirituales” que no tienen vínculos históricos con las tradiciones de la iglesia occidental.

ESTADOS UNIDOS Y EUROPA OCCIDENTAL

Esta transformación del cristianismo global también ha comenzado a cambiar los patrones demográficos en Estados Unidos y Europa Occidental. Dado que Estados Unidos es el hogar de más inmigrantes que cualquier otro país, están llegando más cristianos. Pero los inmigrantes también están encontrando iglesias dirigidas por inmigrantes y se convierten después de su llegada. Estas tendencias, dijo George, están “globalizando el cristianismo estadounidense”.
Múltiples académicos señalan a Europa Occidental como un ejemplo de lo que está por venir en Estados Unidos. Hoy, las tres iglesias protestantes más grandes de París son megaiglesias evangélicas afrocaribeñas de tendencia carismática o pentecostal. Algunas de las megaiglesias más grandes del área metropolitana de Londres están encabezadas por africanos, incluyendo el Centro Cristiano Internacional Kingsway, que está dirigido por un nigeriano, Matthew Ashimolowo, y probablemente es la iglesia más grande de Europa.
La inmigración ha sido un factor enorme en el crecimiento demográfico de Estados Unidos en la última década. Gran parte de ese crecimiento es atribuible a los latinos, que ahora suman alrededor de 62 millones y representan poco menos del 20 por ciento de la población. Algunas proyecciones estiman que para el 2060 habrá 111 millones de latinos, constituyendo el 28 por ciento de la población.
The Atlantic informó en el 2021 que los latinos son el segmento de evangélicos de más rápido crecimiento en Estados Unidos. También dijo que “los protestantes latinos, en particular, tienen niveles más altos de religiosidad”, con asistencia a la iglesia, oración y estudio bíblico más frecuentes que los protestantes blancos.
A menudo escuchamos que la tendencia más significativa en la religión en Estados Unidos es el surgimiento de los “sines”, quienes no profesan ninguna afiliación religiosa. Ese grupo demográfico es, de hecho, importante para el futuro de la religión, la cultura y la política en Estados Unidos y, a partir del 2021, Pew informó que el 29 por ciento de todos los adultos se identificaron como ateos, agnósticos o “nada en particular”. Pero no podemos asumir que Estados Unidos se volverá más laico cuando su futuro es cada vez menos blanco y más multiétnico.
Los efectos del rostro cambiante del cristianismo en Estados Unidos son difíciles de adivinar. Es difícil proporcionar estadísticas definitivas sobre cuántas iglesias evangélicas y pentecostales en Estados Unidos están dirigidas por latinos, inmigrantes u otros pastores que no son blancos o que no hablan inglés porque muchas de estas iglesias son pequeñas. A menudo se reúnen en casas o en los edificios de otras iglesias y crecen al correrse la voz.
Lo que estamos viendo no es simplemente que el evangelicalismo blanco está cambiando; es que algo nuevo está surgiendo.

CONSERVADORES Y LIBERALES ANTE EL ROSTRO MULTIÉTNICO DE AMÉRICA

¿Qué significará para Estados Unidos cuando los conservadores religiosos sean en gran parte voces de inmigrantes y multiétnicas? Incluso ahora, cuando los progresistas blancos critican a los “cristianos conservadores” o a los “evangélicos conservadores”, critican, quizás sin saberlo, en gran medida a las personas del mundo mayoritario. Y cuando los conservadores de los llamados valores familiares adoptan posturas contrarias a la inmigración, irónicamente están incitando a la secularización de Estados Unidos.
Esta afluencia de creyentes “no blancos” desafiará a los conservadores religiosos blancos a elegir entre la xenofobia y la construcción de alianzas con inmigrantes que comparten sus puntos de vista sobre temas sociales. Estas tendencias también los retarán a separar sus puntos de vista religiosos en materia de cuestiones sociales de una especie de economía libertaria que perjudica a los menos ricos.
De la misma manera, los progresistas blancos se encontrarán en la incómoda situación de elegir si continúan empujando los límites en materia de sexualidad y género -lo que los colocará del lado de los occidentales más ricos y mayoritariamente blancos- o ser solidarios con los del mundo mayoritario que probablemente tienen puntos de vista que están fuera de sintonía con el progresismo social.◄

About Verdad y Vida

Check Also

Haití está sumergido en un apocalipsis según la UNU

“Si la situación empeora y se propaga desde Puerto Príncipe hacia las zonas rurales, mucha …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *