Home / Personajes de la Reforma Protestante / Tomás Becon, El Protestante del Lunes a la mañana (1512-1567)

Tomás Becon, El Protestante del Lunes a la mañana (1512-1567)

Meno Simons es el padre de los menonitas

Aunque casi completamente pasado por alto en la historia de la iglesia, Thomas Becon fue un prolífico panfletista, un éxito de ventas popular y un clérigo piadoso en la Inglaterra del siglo XVI durante la Reforma. Viviendo los turbulentos reinados de cuatro monarcas Tudor, Becon sirvió bajo la supervisión del arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer, y compuso alrededor de cincuenta tratados con numerosas ediciones posteriores que continuaron imprimiéndose setenta años después de su muerte.
Sus escritos sobre la piedad son relevantes y útiles para todos los cristianos, particularmente para aquellos que tienden a dividir sus vidas en categorías de “sagrado” y “secular”. Becon, al no reconocer tales divisiones, exhortó a los cristianos en su día a buscar la piedad en sus rutinas diarias.
Becon, nacido en Thetford, Norfolk, alrededor de 1512, se educó en el St. John’s College de Cambridge, donde se conmovió profundamente y posiblemente se convirtió bajo las enseñanzas de uno de sus profesores, Hugh Latimer, influenciado por los luteranos. Después de graduarse con un título en teología, Becon asumió dos puestos de oficina en el sur de Inglaterra, pero después de la ratificación de los Seis Artículos de 1539, Enrique VIII atacó a los evangélicos por incumplimiento y “herejía”. En consecuencia, Becon fue arrestado en 1541 por su “malvada y falsa doctrina”.
Después de su liberación, Becon mantuvo un perfil bajo en los bosques de Kent, albergado por varios hombres evangélicos que estaban conectados a la corte real. Durante este tiempo, Becon produjo numerosos tratados bajo el seudónimo “Theodoro Basilio” para evitar ser detectados por las autoridades locales. Bajo un escrutinio y vigilancia aún mayor por parte de los magistrados locales por orden de Enrique VIII, Becon huyó a la región central de Inglaterra, donde se escondió durante cuatro años en las montañas sin publicar ningún trabajo. Cuando Eduardo VI, de nueve años, amigo y defensor de la Reforma inglesa, ascendió al trono en 1547, Becon salió del exilio y regresó a Londres, donde fue nombrado capellán en la corte real. Casi al mismo tiempo, se convirtió en rector de la prestigiosa parroquia de Londres, St. Stephen Walbrook.
Con el ascenso de María I al trono en 1553, sin embargo, muchos evangélicos, incluido Becon, fueron arrestados. Finalmente fue liberado, pero sin correr riesgos, escapó inmediatamente a Estrasburgo, donde se unió a una comunidad de otros evangélicos ingleses exiliados. Desde allí se mudó a Frankfurt, donde ayudó a desarrollar una nueva liturgia para la congregación inglesa compuesta por exiliados. Cuando Becon regresó del continente después de que Elizabeth I llegó al poder, pasó por una serie de trabajos de oficina, principalmente en Londres, hasta su muerte en 1567.
Uno de los temas principales de Becon en sus panfletos fue cómo los cristianos debían alcanzar la piedad y cómo integrar esa piedad en sus vidas diarias. Primero, la palabra de Dios, sostuvo Becon, fue suficiente para todos los cristianos y fue el catalizador de la piedad. Becon imaginó una comunidad inglesa donde “la gente puede aprender incluso desde la cuna… para conocer a Dios, comprender su palabra, y caminar en sus caminos sagrados”.
En segundo lugar, Becon instruyó a los cristianos a ver sus vidas como una etapa continua de adoración donde se exhibía la piedad, incluso en lo mundano el lunes por la mañana. Para Becon, la adoración no se limitaba a las reuniones dominicales. Tampoco se limitó a ciertas disciplinas espirituales, como la lectura de la Biblia o la oración. La adoración, más bien, era una actividad incesante que debía abrirse camino a través de la liturgia de la vida diaria: comer, trabajar en su oficio, pasar el tiempo libre y retirarse a la cama.
Becon publicó dos manuales de oración que contienen oraciones modelo para actividades específicas como devocionales. Uno de esos manuales presentó oraciones modelo para personas en ocupaciones específicas, incluidos magistrados, clérigos, comerciantes, abogados, marineros, soldados, madres y niños. Becon sostuvo que una ocupación no era más esencial que otra. Argumentó que el trabajo del zapatero y sastre era tan crucial en el reino de Dios como el del abogado y magistrado, porque Dios fue quien los llamó a sus vocaciones.
Mientras que muchos cristianos descartan sutilmente ciertas ocupaciones como insignificantes y ven el trabajo no ministerial como “secular”, la evaluación de Becon de todo el trabajo como una actividad de Dios y para Dios es un correctivo motivador. Deberíamos abrazar nuestro llamado y ver el propósito final de nuestro trabajo y vocación: la piedad a través del empleo bendice a una sociedad para que todos “te conozcan, porque tú eres el dador de todas las cosas buenas, y glorifiquen tu santo nombre”.◄

José Núñez Diéguez
Pastor, historiador y escritor
De su libro: “LA REFORMA PROTESTANTE, los desconocidos de la Reforma”.

About Verdad y Vida

Check Also

Jane Grey, La Mártir Adolescente (1537-1554)

Lady Jane Gray fue una adolescente de una fe firme e indoblegable en Cristo, reina …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *