El aborto es el arma más letal de la Agenda Progresista a nivel mundial, Miguel Ángel León R.

0
23
El derecho de la madre termina donde comienza el derecho del bebé no nacido / Freepik

El derecho a vivir es el mayor milagro de la existencia, no debería ser neutralizado por una ley egoísta para apoyar a ideologías igualmente egoístas

El derecho de la madre termina donde comienza el derecho del bebé no nacido / Freepik

El aborto se convirtió en la primera causa de muerte a nivel mundial.

Esta es la razón fundamental por la cual el progresismo fomenta el feminismo y la ideología de género a nivel mundial.
La verdadera hipocresía de esta postura es que no defienden los derechos de la mujer donde realmente estos derechos no existen, como es el caso de los países árabes o musulmanes.
Le lavan el cerebro a las mujeres de occidente para que defiendan los derechos de las mujeres, donde tanto hombres como mujeres son iguales ante la ley.
En otras palabras, defienden los derechos de la mujer en los países donde las mujeres tienen más derechos a nivel mundial.
Usan tanto al movimiento feminista como a las organizaciones LGBTQ+ no porque les importan sus miembros, sino porque son tontos útiles para sus planes.
Lo bueno de todo esto es que millones de mujeres en el mundo entero se han dado cuenta de esta farsa, y en la actualidad le dicen a estos movimientos que ellos no las representan a ellas.
Obviamente esto sólo es posible en una sociedad estupidizada, que les permite a sus esclavistas hacerles lo que ellos quieren.
Es así como con este y otros métodos como lo son las vacunas ellos pretenden reducir la población mundial. Dicho de otra forma; esto es lo que ellos llaman elegantemente Agenda 2030.
Más seres humanos murieron en abortos que por cualquier otra causa de muerte durante el 2022 según Worlodmeters, una organización independiente que recopila datos de gobiernos y otras organizaciones.
Obviamente esta cantidad de abortos sólo representa aquellos que son reportados y contabilizados, imagínate a cuánto ascendería esta cantidad si se contabilizan todos los abortos no reportados.
La institución reseñó que durante el 2022 hubo más de 73 millones de abortos provocados en todo el mundo, convirtiéndose así en la primera causa de muerte (el 52 % del total de 140 millones de fallecidos) superando de esta forma a la suma del resto de fallecidos por otras causas, según medios internacionales.
En contraste, durante ese año en todo el mundo, 10 millones de personas murieron de cáncer, 6.2 millones por enfermedades causadas por el tabaco, 2 millones murieron de VIH/SIDA y 17 millones por otras enfermedades. También se registraron miles de muertes por malaria y alcohol.

EL ABORTO TAMBIÉN ES LA PRINCIPAL CAUSA DE MUERTE EN EE.UU.

“En Estados Unidos, donde casi el 30 % de los embarazos son no deseados y el 40 % de ellos terminan en aborto, se producen entre 1.500 y 2.500 abortos por día. Casi el 20 % de todos los embarazos en Estados Unidos terminan en aborto (excluidos los abortos espontáneos), informa Worldometers.
Además, agregan que: “El Instituto Guttmacher informa que se realizaron 930.160 abortos en 2020 en Estados Unidos, con una tasa de 14,4 por cada 1.000 mujeres”.
El medio provida Life News acota que los bebés no nacidos, no son reconocidos legalmente como seres humanos a pesar que la biología indica que son seres humanos únicos y vivos desde el momento de la concepción. Recordaron que estos seres humanos mueren en abortos de manera brutal y violenta en el vientre de sus madres.
Consideran que los 73 millones de abortos en todo el mundo es algo incomprensible, debido a que cada bebé no nacido tenía su propio ADN único, lo que le hacía distinto de su madre.
El derecho de la madre termina donde comienza el derecho del bebé no nacido.
El derecho de la mujer sobre su cuerpo no está por encima del derecho que tiene el otro ser vivo sobre su propio cuerpo dentro del vientre de la mujer.
Es una total contradicción pensar que deberían ser precisamente los políticos los que defendieran los derechos de los no nacidos, por el simple hecho de que ellos no tienen voz para hacerlo por si mismos.
Pero la realidad es todo lo contrario, son los políticos los que están de acuerdo con los lobbies feministas y LGBTQ+ (que representan a menos del 1 % de la sociedad) para crear leyes que aprueben estos millones de asesinatos en masa.
Ni siquiera se detienen a pensar para dar gracias a Dios por el simple hecho de que sus padres eligieron no abortarlos a ellos.
Que fácil es decidir quién muere, cuando el objeto de esa ley no te afecta a ti mismo.
Dales a otros lo que tus padres te dieron a ti, el derecho a vivir. Este no sólo es el más importante de todos los derechos humanos, sino que es el mayor milagro de la existencia, no debería ser neutralizado por una ley egoísta para apoyar a ideologías igualmente egoístas.

Miguel Ángel León R.
Apóstol, psicólogo y escritor
miguel.angel.leon@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí