El milagro de la “vida de oración”

0
307

(Néstor A. Blanco S. – Pastor y escritor).-

¿Cómo un hombre educado para la guerra feroz y para conquistar por la fuerza naciones y pueblos puede ser al mismo tiempo «piadoso y temeroso de Dios»? Toda esa contradictoria información acerca de su vida se explica con una frase lapidaria de las Sagradas Escrituras: «…oraba a Dios siempre» (Hechos 10:2b).
Cornelio no era «cristiano», por lo menos en el sentido en que lo entendemos hoy día. No se congregaba, no había sido discipulado, no formaba parte integral de lo que conocemos como «iglesia local».  ¡Sin embargo!, hacía algo que mucha gente de la iglesia no hace: «…oraba a Dios siempre».
blanconestor47@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí