Home / Palabras del Director / El rey David que gobernará a Venezuela

El rey David que gobernará a Venezuela

Asombrosamente en estos últimos años se han venido levantando varios cristianos como aspirantes a la Presidencia de la República, señalando TODOS que “Dios les habló” y que ellos serán electos como presidentes de Venezuela

Primero nacerá la Nueva Venezuela, como por dolores de parto, asumirá temporalmente “Ciro” y en las elecciones que se convoquen será electo por voluntad divina el “David” de esta nación / Wikimedia

Vamos a tratar un tema muy controvertido en Venezuela como es el del futuro espiritual y político de nuestra nación. Controvertido por la gran cantidad de palabras proféticas que van y vienen, y por los divergentes puntos de vista al respecto. Se trata del futuro gobernante de Venezuela que viene en un tiempo distinto al actual y con rasgos y características gubernamentales apegadas a las Sagradas Escrituras.
Varias profecías (que por ser profecías deben cumplirse para asegurarnos de que fue Dios quien habló y no las presunciones humanas) de respetados hombres y mujeres de Dios quienes aseguran que el Señor traerá cambios drásticos en la política venezolana con gente diferente a los políticos actuales, tanto oficialistas como opositores, hasta establecer en la Presidencia de la República a un hombre justo y temeroso de Dios, al que califican como «el rey David de Venezuela».
Estos hombres de Dios han señalado desde la década del 70 hasta la década de los 90 que habrá un cambio de gobierno de manera abrupta, no electoral, y que luego asumirá una especie de junta de gobierno que pondrá orden y convocará a elecciones generales en Venezuela. Ese gobernante provisorio que asumirá el Señor lo calificó como «el Ciro de Venezuela».
Ciro fue el rey de Persia en tiempos cuando se cumplió el juicio que Dios sentenció sobre su pueblo escogido que por su desobediencia sería tomado cautivo por Babilonia durante 70 años y al final sería devuelto a su tierra para reedificar Jerusalén y su templo que habían sido destruidos (Esdras 1:1-4, 5:13; Jeremías 25:11, 29:10).
A Ciro, a pesar de que era un rey no judío Dios lo llamó «mi pastor» y «mi ungido», porque lo usó para proveer recursos, permisos y dejar salir a los judíos para regresar a reedificar la ciudad santa y su templo, y volver a ofrecer continuo sacrificio al Señor (Isaías 44:28-45:1). El Ciro venezolano NO SERÁ CRISTIANO, pero apoyará plenamente a la Iglesia de Jesucristo para la edificación espiritual del país y sentar las bases de unas elecciones generales.
A esas elecciones acudirá «alguien desconocido por el pueblo venezolano, no será un político, sino un hombre justo y temeroso de Dios a quien Él levantará y pondrá de su gracia para ser aceptado y elegido por el pueblo venezolano», dicen las profecías. A ese es quien señalan las profecías como «el rey David de Venezuela».
Asombrosamente, en estos últimos años, desde el 2018 para ser más exactos, se han venido levantando varios cristianos como aspirantes a la Presidencia de la República, señalando TODOS que «Dios les habló» y que ellos serán electos como presidente de Venezuela. Nosotros conocemos por lo menos a 8 aspirantes evangélicos, sabrá Dios cuántos más habrá. Si el Señor dijo que era uno, ¿cuántos de estos estarán hablando presuntuosa y falsamente de parte de Dios?
Si las profecías viejas provenientes de ministros serios, no como la pléyade de neoprofetas que pululan las redes sociales en la actualidad, aseguran que «el rey David de Venezuela» será desconocido y aparecerá como de la nada, tras el breve y reestructurativo gobierno (del «Ciro venezolano») que sucederá al presidente y los políticos tradicionales actuales, ¿qué hacen, entonces, estos autoproclamados aspirantes a la Presidencia hablando y unos ya hasta en campaña electoral? (Dejo a la inteligencia del lector esta respuesta).
Si «el David de Venezuela» sale a la palestra este año no es de quien hablan las verdaderas profecías, que por cierto se han venido cumpliendo todas, sino hermanos con buenas intenciones de querer cambiar este país con esfuerzo humano, cuando ya el Señor ha dicho que lo hará a su manera y la realidad política actual así lo certifica. Este personaje escogido por Dios para transformar a Venezuela en un futuro cercano a la par de que Él derrama el gran avivamiento anunciado desde nuestro país para el mundo, no necesitará de una larga promoción electoral, porque el mismo Espíritu Santo hará volver el corazón de los venezolanos para que voten masivamente por él.
Primero nacerá la Nueva Venezuela, como por dolores de parto, luego asumirá temporalmente «Ciro», y en las elecciones que se convoquen será electo por voluntad divina el «David» de esta nación. Será una Venezuela donde la gloria de Dios se manifestará abierta y plenamente que hará asombrar al mundo, el Señor producirá un avivamiento tan impactante que la Iglesia venezolana irá con ese fuego para encender a las naciones.
A quien suscribe, el Espíritu Santo le reveló que «la venida de Cristo por su Iglesia sucederá durante el gran avivamiento que nacerá en Venezuela». Cuando veamos que esto acontece preparémonos porque Jesucristo vendrá por nosotros.
Lo cual indica que en la elección presidencial de este año NO RESULTARÁ ELECTO «el rey David de Venezuela», porque faltan por cumplirse todavía varios eventos de las profecías de nuestro país. Así que a los cristianos que aseguran que serán electos este año les recordamos la muy usada frase venezolana: «¡No te vistas que no vas!».
(Guarden el enlace de este artículo para que lo relean tras el anuncio del nuevo presidente de la República por parte del CNE).

Georges Doumat B.

About Verdad y Vida

Check Also

Emily Pellegrini: Un engaño de la IA

 Emily Pellegrini no será la única gran mentira que usarán para engañar y sacarle dinero …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *