Home / Opinion / “No temas; cree solamente”, Julio Reyes

“No temas; cree solamente”, Julio Reyes

Muchas veces son necesarias las pruebas para que nuestra fe se active y experimentemos el poder de Dios

/ Freepik

Lucas 8:50 (RVR 1960): “Oyéndolo Jesús, le respondió: ‘No temas; cree solamente, y será salva’”.
Todos los días vamos a enfrentar pruebas, unas más difíciles y fuertes que otras. Pero hay pruebas que son de fuego y que nos someten a altas presiones.
Ah, pero ¿qué hacen las pruebas en nuestra vida? Ellas nos promueven a un grado mayor o a un nivel superior de fe.
Los que somos padres cuando un hijo se nos enferma somos sometidos a una prueba de fuego. Es puesta a prueba nuestra fe. Hoy justamente un pastor amigo y muy cercano a mi entorno familiar, pedía por el grupo de WhatsApp, con la voz quebrada por la angustia y la presión de la prueba que está atravesando ahora; que le apoyáramos en oración por sanidad para su pequeño hijo que lo llevaba al centro de salud con un dolor fuertísimo en su parte abdominal. Ya era aproximadamente el tercer día que presentaba este problema de salud. Aunque ya los médicos lo habían atendido y revisado días antes no habían dado con el problema de salud de este niño.
La fe de este pastor amigo estaba siendo probada con esta prueba de fuego.
Y déjeme decirle: No estamos exentos de ser sometidos a pruebas de fuego.
Las pruebas se presentarán a lo largo de nuestra vida, de un modo u otro, nuestra fe pasará por circunstancias en las que se afirmará o se moverá.
Como padres ahora entendemos mejor a Jairo, que era un principal de la sinagoga, cuando buscó a Jesús y le rogó que entrase a su casa porque tenía una hija única, como de doce años, que se estaba muriendo. Mientras ellos iban a su casa, vino alguien a decirles que su hija ya había muerto. Y que no molestara más al Maestro. Pero Jesús le dijo a Jairo: «No temas; cree solamente, y será salva» (Lucas 8:50. RVR 1960); y entrando a su casa vieron que todos lloraban y se lamentaban por la muerte de la niña (lea Lucas 8:52-56).
Para los padres un hijo es lo más preciado, pues desde el nacimiento ese pequeño bebé se gana el corazón de sus padres por completo, por la ternura e inocencia que tiene. Es por eso que cuando ellos enferman la preocupación es grande y buscan ayuda con desesperación.
Jairo pasó por un gran dolor, una gran prueba de fuego, lo más preciado para él, su hija, había enfermado y muerto. Pero, Dios respaldó la esperanza que puso en el poder que Jesús tenía para sanarla, él creyó cuando el Maestro le dijo: “No temas, cree solamente” y su hija volvió a la vida totalmente sana.
El Señor nos invita a acudir a Él en todo tiempo y más aún cuando todo parece haber acabado, para que por medio de la fe nosotros recibamos los milagros que tiene preparados.
Si tu fe está a punto de caer y las circunstancias te hacen ver que no hay nada que hacer, no te desanimes, muchas veces son necesarias las pruebas para que nuestra fe se active y experimentemos el poder de Dios.
¡No te rindas hasta ver la mano de Dios en la prueba!
Que tengas un excelente y bendecido día.

Julio Reyes
Pastor

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *