¿Qué semilla estás sembrando hoy?

0
3
Su cosecha hoy no vino por casualidad. Vino por una semilla que sembraste ayer / Freepik

Mira bien que es lo que vas a sembrar hoy. Ya que, si es una buena semilla, buena cosecha tendrás

Génesis 8:22 (NVI): “Mientras la tierra exista, habrá siembra y cosecha, frío y calor, verano e invierno, día y noche”.
La semilla que tienes en tus manos y que hoy la estás plantando es la cosecha que recogerás mañana.
Por tal razón, mira bien que es lo que vas a sembrar hoy. Ya que, si es una buena semilla, buena cosecha tendrás. Pero si es una mala semilla, entonces una mala cosecha tendrás.
Si hoy siembras vientos, entonces mañana cosecharás tempestades. Y luego te preguntarás: ¿por qué me está pasando esto a mi?
Sembrar y cosechar es una ley establecida por Dios. Y esta rige todas las esferas de la vida. Esta no se trata de generar sólo dinero, como muchos la han enfocado. Sino que tiene que ver con todo lo relacionado con tu vida aquí en la tierra.
Dios establece una conversación con Noé y le dice: Mira Noé: “Mientras la tierra permanezca no cesará la siembra y la cosecha”.
El libro de Gálatas 6:7 dice: “No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra” (NVI).
Amados su cosecha hoy no vino por casualidad. Su cosecha vino por una semilla que sembraste ayer.
Tu sólo cosecharás o estarás expuesta a lo que sembraste.
Y agarre este trompo en la uña: Si siembras discordia, discordia vas a cosechar. Si siembras amor, amor vas a cosechar.
Si siembras manzana, manzana vas a cosechar.
Pero si siembras guaritoto (planta que produce picor y ardor), guaritoto recogerás.
Amados lo que tú siembres eso es lo que vas a cosechar.
Por consiguiente: Lo que no quieres que hagan contigo. No se lo hagas a otro.
No aplaudas cuando critiquen a otro. Porque esos mismos aplausos van a sonar en contra tuya, cuando te critiquen.
No importa que seamos pastores, apóstoles, profetas, presidentes, políticos, brujos, hechiceros, ¿quién sea? Ni el mismo diablo se escapa. Lo que siembras, eso es lo que vas a cosechar sobre la faz de la tierra.
El que siembra para la carne, de la carne segará corrupción. Más el que siembra para el Espíritu; del Espíritu segará vida eterna.
El único bien que se supone que te va a alcanzar. Es el bien que tú estás dispuesto a sembrar en otro hoy.
La Biblia dice: “Que no nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos”.
Oremos así: Amados Dios ayúdame a sembrar una buena semilla hoy. Para que mañana mi cosecha se buena. Amén y amén.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí