Home / Personajes de la Reforma Protestante / Wibrandis Rosenblatt, La Novia de la Reforma (1504-1564)

Wibrandis Rosenblatt, La Novia de la Reforma (1504-1564)

En sus sesenta largos años, para aquella época, se casó cuatro veces, por eso se la llamó Reformationfrau, la novia o señora de la Reforma

Wibrandis Rosenblatt

La señorita Wibrandis nació en Säckingen, Alemania en 1504. En sus sesenta largos años, para aquella época, se casó cuatro veces, por eso se la llamó Reformationfrau, la novia o señora de la Reforma.
En 1524 se casó con Ludwig Keller, aunque duró poco el matrimonio. En julio de 1526 la encontramos con 22 años y una hija, llamada como su madre.
Para los líderes de la Reforma, el matrimonio clerical era una nueva manera de servir a comunidad de hermanos. Johannes Oecolampadius debatió públicamente defendiendo la libertad de los pastores para casarse, aunque en ese momento él mismo era soltero. Uno de sus amigos, Wolfgang Capito le escribió, “Si la persona adecuada puso sus ojos en ti, pienso que no debes dudarlo. Tener una compañera de tal celo glorificaría al Señor”.
El 25 de marzo de 1528 ella y Oecolampadius se casaron, mientras algunos abrían sus ojos como huevos fritos por la diferencia de edad, 45 y 24, pero muchos de sus amigos se regocijaron. Él escribió en una carta, “El Señor me ha dado una hermana y esposa… una viuda con varios años de experiencia en llevar la cruz. Me hubiese gustado que fuera mayor, pero no veo en ella ningún signo de juvenil petulancia. Oro al Señor que nos dé un largo y feliz matrimonio”. Hasta aquí los curas tenían amantes varias más o menos reconocidas por las autoridades y la sociedad. Los pastores no se casaban antes de la Reforma. Wibrandis y otras esposas del estrenado siglo XVI reformista fueron amigas a través de las cartas, y era un nuevo rol desconocido hasta entonces. Tres hijos se agregaron a la familia: Eusebio (piadoso, en greigo), Aletheia (verdad, en griego) e Irene (la que tiene paz, en griego). La muerte encontró a Oecolampadius en noviembre de 1531 debido al envenenamiento de su sangre por un absceso. Ese mismo mes moría la esposa de Capito, Agnes.
Entraron en escena las propensiones de emparejamiento de Martín Bucero entraron en acción. “Mi elección para Capito es la viuda de Oecolampadius. …  Me escribe que le ha impresionado mucho ver a la viuda Wibrandis y a los niños huérfanos”, dice en una carta que transcribe el historiador Roland H. Bainton en su libro, “Mujeres de la Reforma”. Wibrandis y Capito se casaron el 11 de agosto de 1532. ¡A qué esperar!, ¿verdad? Capito era pastor de la Nueva Iglesia de San Pedro en Estrasburgo, Francia.
Su nuevo hogar albergó a la madre de Wibrandis y los cuatro hijos de sus matrimonios anteriores. Nacieron cinco más: Agnes, Dorothea, Irene (después de la muerte de Irene Oecolampadius), Juan Simón y Wolfgang.
“Dado que ella frenó sus debilidades, equilibró su presupuesto y mantuvo su hogar con dulzura, su logro pertenece a los anales de heroísmos no registrados”, dice R.H. Bainton. Pero la peste en 1540 se llevó a los niños Eusebio, Dorothea, Wolfgang y también al propio Capito.
La noticia de la muerte de Capito llegó a la familia Bucero cuando su esposa Elisabeth Bucero estaba cerca de la muerte. Elisabeth les hizo prometer a su esposo y la reciente viuda por tercera vez, Wibrandis, que se casarían después de su muerte, y lo hicieron en abril de 1542.
El pastor Bucero escribió: “No hay nada que pueda desear en mi nueva esposa, salvo que ella sea demasiado atenta y solícita. Ella no es tan libre de críticas como lo fue mi primera esposa. … Solo espero poder ser tan amable con mi nueva esposa como ella lo es conmigo. Pero todavía siento la punzada por la esposa que he perdido”. Uno puede imaginar el dolor similar de Wibrandis por sus tres esposos. Por cuarta vez, se adaptó a un nuevo esposo, aprendiendo cómo se amarían y se apoyarían mutuamente de acuerdo con sus necesidades, ministerios y preferencias particulares.
Para 1548, las nuevas leyes requerían que las iglesias protestantes sostuvieran posturas que Bucero no podía respaldar. Huyó al exilio en Inglaterra y enseñó en Cambridge, mientras ayudaba en la traducción bíblica y desarrollaba la liturgia. Después de solo un año, sufriendo un frío invierno y húmedo y una larga lista de dolencias físicas, instó a Wibrandis a venir. Ella lo hizo y finalmente trajo a la familia.
Durante los últimos meses de Bucero, Wibrandis lo cuidó casi constantemente, haciendo lo que fuera necesario para cuidar al resto de su familia, que consistía en los niños y su propia madre. Después de la muerte de su esposo en febrero de 1551, Wibrandis escribió numerosas cartas muy bien redactadas, ordenó sus finanzas y trasladó la familia a Estrasburgo.
Algunas estaban en alemán, otras en latín, revelando su facilidad con diferentes lenguas.

José Núñez Diéguez
Pastor, historiador y escritor
De su libro: “LA REFORMA PROTESTANTE, los desconocidos de la Reforma”.

About Verdad y Vida

Check Also

Pedro mártir Vermiglio, El Fénix de Florencia (1499-1562)

Vermiglio fue un humanista florentino y erudito reformado, que tenía la misma estatura que Calvino …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *