Home / Opinion / Dios tiene propósitos contigo, Julio Reyes

Dios tiene propósitos contigo, Julio Reyes

Indistintamente de nuestra edad, trasfondo social o circunstancias vividas, tenemos un propósito de Dios: contarles a otros sobre Jesús

/ Freepik

2ª Timoteo 1:5, “trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también”.
DIOS es un Dios de planes y propósitos en nuestras vidas; y si pasaste por la chikunguña, gripe aviar, fiebre porcina y el covid 19 en sus diferentes manifestaciones, y aún estás vivo, entonces Él tiene planes y propósitos contigo.
¿De cuántas situaciones de peligro DIOS nos ha salvado? Y no ha sido porque usted y yo lo merecíamos o teníamos los méritos, sino porque su misericordia y bondad nos alcanzó. Y sus planes y propósitos deben cumplirse.
Dios tiene propósitos y planes con los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores. Para Dios no hay edad o límites para cumplir con sus planes. Si no, entonces mire la vida de Abrahán y Sara; Zacarías y Elizabet; del rey Josías que tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y reinó 31 años en Jerusalén, e hizo lo recto ante los ojos de Jehová y anduvo en los caminos de David, su padre, sin apartarse ni a la derecha ni a la izquierda.
Cuenta el Sr. KB en el siguiente testimonio:
“«Me sentía tan inútil —dijo Aroldo—. Viudo y jubilado, mis hijos ocupados con sus familias, pasando tardes en silencio y mirando la pared». A menudo, le había dicho a su hija: «Estoy viejo y tuve una vida plena. Ya no tengo ningún propósito. Dios puede llevarme cuando quiera».
Sin embargo, una tarde, una charla le cambió su manera de pensar. Dijo: «Mi vecino tenía problemas con sus hijos, así que oré por él. Luego, le hablé del evangelio. ¡Así me di cuenta de que todavía tenía un propósito! Mientras haya personas que no han oído de Jesús, debo hablarles del Salvador». La vida de su vecino cambió cuando Aroldo vio la necesidad y le compartió sobre su fe”.
Pablo menciona a dos mujeres en 2ª a Timoteo. que Dios utilizó de manera similar para cambiar la vida de otra persona: Timoteo, el joven colaborador del apóstol. Loida, la abuela y Eunice, la madre, tenían una «fe no fingida», la cual le transmitieron (vs. 5). A través de los sucesos cotidianos en una familia común y corriente, el joven Timoteo aprendió sobre una fe genuina que moldearía su crecimiento hasta convertirse en un fiel discípulo de Jesús y líder de la iglesia de Éfeso.
Indistintamente de nuestra edad, trasfondo social o circunstancias vividas, tenemos un propósito de Dios: contarles a otros sobre Jesús.
Que tengas un hermoso y bendecido día.

Julio Reyes
Pastor

About Verdad y Vida

Check Also

Primeros principios de la economía bíblica (37 y 38), Vladimir Martínez

37.Afirmamos que los receptores apropiados del dar caritativo son aquellos que son incapaces de proveer …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *